En el otro lado

Proyecto ganador en el apartado de audiovisuales de Jóvenes Encuentros de Navarra 2019, creado conjuntamente con Miguel Goñi.

Este proyecto nace de la fusión de dos ideas, dos hechos, dos ausencias: el síndrome de enclaustramiento y la ceguera. Ambas dolencias, aunque esencialmente distintas, se caracterizan por privar a un cuerpo de dos de sus funciones primordiales; mientras que la ceguera encuentra su falta en la visión, el síndrome de enclaustramiento, como su propio nombre indica, se manifiesta a través de la incapacidad para mover el cuerpo, es decir, a través de la capacidad para encerrar al ser humano en su propio vehículo. Estas dos ideas, concebidas por separado por cada uno de los artistas de esta producción, casan en una sola persona: en la protagonista de este vídeo.

En cuanto al contenido del proyecto, éste tiene como objetivo reflexionar sobre la falta y sus consecuencias. En este caso, la falta se hace latente en las dos situaciones que vive la protagonista. Ella padece el Síndrome de enclaustramiento, y esa falta de voluntad que siempre le acompaña, le hará viajar en sueños hasta un espacio en el que da rienda suelta a su cuerpo y se libera de esa sensación de enclaustramiento a la que está acostumbrada, a cambio de prescindir de su vista. La falta se hace notar, primero, a través de su inmovilidad, y después, mediante su ceguera, mientras que las consecuencias son el miedo y la liberación. Ella, una bella joven de rasgos exóticos, quien demuestra conocer su situación de antemano, está tan acostumbrada a su muerte en vida que se queda dormida sin esfuerzo alguno. Es entonces cuando abre una puerta (aunque imaginaria) hacia la liberación de aquello que le constriñe y le hastía de forma habitual, y soñando, consigue liberar su cuerpo a pesar de haber perdido la vista y temer no recuperarla, suceso que nos demuestra una vez más la fuerza del deseo frente a la insignificancia de las circunstancias en determinados momentos.

Nosotros como espectadores despertamos con ella en el sueño ciegos, confundidos, alumbrados por el halo que desprende su espíritu lleno de ganas. Su cuerpo repleto de expresión, comienza a canalizar el anhelo de movilidad acumulado debido a su enfermedad, y le vemos a ella disfrutar de un instante mágico lleno de plenitud que nos recuerda la capacidad que tiene el ser humano para reinventarse y hacerse a sí mismo.

El proyecto tiene como objetivo trasladar esa sensación de falta y de perdida la cual al aceptarla se transforma en una vivencia positiva, para ello se presenta una muestra fotográfica la cual esta hecha con carretes sumergidos en sangre, que con su carácter corrosivo intentan emborronar las imágenes haciendo alusión a la ceguera que sufre la protagonista.